viernes, 23 de enero de 2009

Boxeadores

Ok, reconozco que no sé absolutamente nada de boxeo (salvo que las reglas del deporte, tal como se practica hasta la actualidad, fueron creadas por el marqués de Queensberry, padre de Lord Alfred Douglas “Bosie” y enemigo mortal de Oscar Wilde). Pero mi intuición me dice que los púgiles deberían tener apodos o sobrenombres que sirvan para infundir miedo o respeto a sus oponentes, como “el Gigante”, “el Demoledor”, “el Coloso”, "la Ametralladora", cosas así.

Sin embargo, encuentro que algunos de los más famosos boxeadores mexicanos son conocidos de la siguiente manera: Ricardo “Finito” López, José “Pipino” Cuevas y —mi favorito personal— Humberto “la Chiquita” González.

Estoy consciente de que los boxeadores mexicanos no se caracterizan por sus grandes dimensiones físicas, y que la mayoría están clasificados en categorías de peso pluma o mosca, pero… ¿¿¿Finito??? ¿¿¿Pipino??? ¿¿¿la Chiquita??? ¡Por Dios! ¿ A quién pretenden intimidar con esos apodos?

No sé si debería sentirme indignado por esta muestra de baja autoestima por parte de los deportistas mexicanos, o si más bien debería admirarlos por este orgulloso y honesto reconocimiento de sus limitaciones físicas. Creo que no haré ni lo uno ni lo otro y me limitaré a reírme de estos apelativos tan jocosos que designan a nuestros heroicos combatientes.

3 comentarios:

Atzimba dijo...

jajaja.

Vicente dijo...

Yo también había leído aquello del papá de "Bosie", y me había quedado muy impresionado jaja.

Atzimba dijo...

Luisito: ¿por qué nos has abandonado?